1 de feb. de 2010

Experiencia con Karoll Constantini

Luego de calentarme tanto la cabeza leyendo experiencias, viendo fotos y por supuesto, deleitándome con el video porno que tiene dando vueltas por ahí, decidí hacer una visita a la señorita en cuestión.


La llamé casi entrado el mediodía al celular, y en un breve diálogo con risas de por medio, me dijo que pase en veinte o veinticinco minutos, puesto que recién estaba llegando al departamento y quería acomodarse. Cómo yo todavía andaba por Caballito Hollywood (O 'Little Horse'), emprendí viaje tranquilo.

Finalmente llegué a la puerta del edificio, y procedí a adentrarme en el típico edilicio viejo de oficinas de Tribunales, con esos ascensores de principios del siglo pasado que nunca llegan a ningún lado. Finalmente, llegué al piso en cuestión, y es curioso que al lado del departamento de la chica, tenga su estudio un abogado. Que bien la debe pasar ese muchacho.

Finalmente, me atiende la señorita, cuya primera impresión me pareció más que buena. Una carita hermosa, una remera con un escote ilegal - cuyas gomas, aclaro, se le salían casi para afuera - y sin la tanguita.

¿Así que me vas a tocar toda? - me dice, a colación de un mensaje de texto anterior.
Es la idea - contesto, impostando un poquito la voz.

Dicho eso, pasé rápidamente al baño, que a diferencia de lo que contaron en otros relatos, no me pareció tan nefasto. Inclusive, el jabón líquido y las toallas individuales ya estaban acomodadas y a disposición.

Ya en el cuarto, minimalista pero confortable a mi criterio, nos acostamos y empezamos a comernos la boca a besos suavemente, para luego pasar a sus hermosos pechos, pancita, cuello y todo lo que mi lengua pudo llegar a recorrer antes de sacar al amigo, que ya estaba latiendo como un campeón. Me acosté y la señorita hizo lo suyo, lamiéndolo despacito, rozando la cabecita contra sus pezones duritos y mirándome con esa cara de zorra que me volaba la cabeza. Preferí pensar un rato en el laburo, porque sinó iba a acabar en dos minutos. Finalmente, fueron diez lo que demoraron los amigos en salir disparados, ante una mirada un tanto atónita de su parte (soy de acabar bastante, por lo general).


Un poco de higiene, un poco más de charla, recordando gratos momentos de nuestra vida en orden a fiestas sexuales y demás, para intentar llegar a un segundo que tuvo un buen pete de nuevo, una paleteada interesante por mi parte, un poco de misionero, un poco ella arriba, un poco de turca... y así y todo, me fui rengo. Por primera vez en años, no pude llegar adecuadamente al segundo. Una pena, pero es el pie para reincidir.

Con un carisma bastante auténtico, la señorita me despidió, luego que nos quedáramos hablando un ratito más en el pequeño pasillo que tiene el departamento - que por cierto, no es ni gélido ni horrendo, cómo dicen varios -.

Y para los que quieren tabla...

Edad: Acusa 22, y le creo.
Cara: 9
Tetas: 8
Colita: 7
Cuerpo en general: 8 (bajo el parámetro de "rellenitas")
Relación con las fotos: 70%
PT: 9
Besos: 7
Sexo: 9
¿Relojea?: Para nada
Onda: 10
¿Reincidencia?: Claro que sí
Gift: $ 100 la hora
Barrio: Tribunales
Aire Acondicionado: No
Link: http://www.tacosaltos.com/4892_Karoll%20C_15-5262-7537_Mujeres.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te gustó la experiencia y querés agregar, opinar o realizar algún comentario, bienvenido sea.